El paradigma redondo

Hay tantas maravillas en un vaso de vino como en el fondo del mar
Paul Eluard.

El fotógrafo cierra los ojos y deja que sea su ensueño el que dispare. Luego en el cuarto oscuro, poco a poco en el negativo, del punto y aparte carnal empieza a surgir una mano que incita. El fetiche como forma de arte: Dada
Nuestra fantasía bucea desde el fondo del vaso alcanzando la piscina de Hockney. Con la ayuda de Man Ray llega hasta el fondo del mar.


Julio Rey

1 comentario:

u minúscula dijo...

Me gusta que hayas elegido la palabra ensueño ;)